Poner una vela


Algo tan sencillo como poner una vela,
puede lograr grandes cosas,
quizás no ante los ojos espectantes de grandes milagros,
pero sí ante la mirada de un corazón rebosante de amor...
"pide y se te dará..."
Pido por limar las asperezas de la cotidianidad,
pido por ser fuerte sin helar mi corazón,
pido comprensión para entender lo que me daña,
pido ser yo y no perderme en las bifurcaciones de la vida,
por tener miedo, o por querer evitar conflictos...
Simplemente una vela me ayudará a pedir todo esto...
Como el bastón que ayuda a unas débiles piernas a caminar...
Bastón, que bien sabe que tan sólo es un instrumento de fé,
fé, que en tiempos sombríos y difíciles, nos llena de luz...
No hablo de religión,
o quizás hablo de la esencia de todas,
desde el centro de mi ser hay algo que siempre me dice,
que todo va a ir bien, que tan sólo son pruebas a superar,
que son pruebas acordes a lo que somos capaces de superar,
que no sabernos capaces, pueden hacernos fracasar,
pero el fracaso es no levantarse tras una caída,
la gravedad la marca el tiempo que pasamos en el suelo...
Tan sólo con una vela...
...todo lo que nos preocupa se funde...
...como si fuera cera...
Pero hay un inconveniente:
-Una vela no se puede encender sola...

Sol-Edad


La necesidad de soledad no significa que no quieras estar con los demás,
tiene más que ver, con la incapacidad de saberte volcar en los demás,
al no poder o saber hacerlo, nos volcamos en nuestro interior, aguardando la soledad...
Las alegrías las comparto, las penas las vuelco en soledad... Las paso por un filtro, me quedo con lo gordo, y el resto me lo guardo en un bolsillo y está listo para contar, si se tercia, claro...

Lo que llevamos dentro...

...se refleja hacia afuera...
¡No es necesario tanto ímpetu, pollito!
O sí, que sé yo...

Desconocida sensibilidad.



"Es el valor que nos hace despertar hacia la realidad, descubriendo todo aquello que afecta en mayor o menor grado al desarrollo personal, familiar y social."

Para comprender la importancia de este valor, necesitamos recordar que en distintos momentos de nuestra vida hemos buscado afecto, comprensión y cuidados, sin encontrar a ese alguien que muestre interés por nuestras necesidades y particulares circunstancias. ¿Qué podríamos hacer si viviéramos aislados? La sensibilidad nos permite descubrir en los demás a ese “otro yo” que piensa, siente y requiere de nuestra ayuda.

No pensemos en esa sensibilidad emocional que se manifiesta exageradamente con risas o llanto y tal vez “sintiendo” pena o disgusto por todo. Ser sensible va más allá de un estado de ánimo, es permanecer alerta de todo lo que ocurre a nuestro alrededor. ¿Acaso ser sensible es signo de debilidad? No es blando el padre de familia que se preocupa por la educación y formación que reciben sus hijos; el empresario que vela por el bienestar y seguridad de sus empleados; quien escucha, conforta y alienta a un amigo en los buenos y malos momentos. La sensibilidad es interés, preocupación, colaboración y entrega generosa hacia los demás.

La realidad es que las personas prefieren aparentar ser duras o insensibles, para no comprometerse e involucrarse en cosas que califican como fuera de su competencia. Todas las penas y padecimientos de los demás resultan incómodos y molestos, pensando que cada quien tiene ya suficiente con sus propios problemas como para preocuparse de los ajenos. La indiferencia es el peor enemigo de la sensibilidad. (...)
http://www.proyectosalonhogar.com/Diversos_Temas/Sensibilidad.htm
No es un problema ser sensible,
el problema está en que esa sensibilidad,
no sea comprendida como tal,
y se quiera "corregir"...

Caminos inevitables



No intentes evitar el camino,
si es tu destino, pasarás por él...
pero siempre podrás aportar
visiones y experiencias nuevas,
a esa misma andadura.

El espacio vacio se llena de paz

Liberando y ordenando a mi alrededor,
más equilibrado y libre me siento en mi interior.

Sembrar y recoger

Si el huerto es compartido,
y la siembra es compartida,
la cosecha será compartida...

Corazón libre



¿Qué impulsó al ángel preferido de Dios,
a convertirse en el ángel caído?
Tan lleno de amor como estaba,
¿cómo pudo corromperse hasta tal extremo?
Dicen que fue por la decisión de Dios de crear la raza humana,
dicen que maldijo a Dios utilizándonos para hacerle daño,
dicen que se propuso tentarnos y disuadirnos para separarnos de Él,
dicen que su propósito siempre fue HACERLE daño a través de nosotros,
yo siempre me pregunto, ¿cuánto quedará de ángel en el ángel caído?
¿Realmente se perdió su luz?¿Qué queda en él de lo que un día fue?
La maldad es odio, el odio dolor, el dolor se cura con amor...
A veces pienso que tuvo que sufrir muchisimo,
para acabar convirtiéndose en quién es,
y ese dolor se corrompió convirtiéndose en odio,
y ese odio engendró maldad,
Nadie le desea nada bueno al angel caído,
y me temo que eso aún alimenta más su maldad,
todos le temen o le odian y eso alimenta más su maldad,
no le subestimo, sé que es capaz de cosas horribles,
pero, ¿tan a oscuras está...?
Creo que su punto débil es el amor,
¿pero quien podría sentir alguna compasión hacía él?
Lo de sus súbditos no es amor,
es afinidad hacia la maldad, miedo o sumisión ante su poder.
Los humanos somos tan imperfectos...
continuamente miramos alrededor,
buscando exactamente lo que tenemos en nuestro interior,
y saberlo no te libra de no poder adquirirlo,
creemos que nuestra mente es más poderosa
que nuestro corazón,
y erramos,
creemos que nuestro corazón es pura debilidad,
y erramos de nuevo,
pues en el corazón es donde reunimos la mayor sabiduría
y la mayor fuerza,
y lo dudamos...
La mente es tan persuasiva...
que la creemos,
y si, erramos...
El miedo está en la mente,
la rabia está en la mente,
el odio está en la mente,
el rencor, la envidia,el egoísmo,la soberbia...
todo está en la mente,
y aún así, le hacemos caso,
pues lo creemos necesario en según que ocasiones,
¿para que?
Creemos que para defendernos.
Pero, ¿quien está capacitado para discernir,
entre el daño causado al orgullo o al corazón?
El daño causado al orgullo no requiere defensa,
pues el orgullo no es algo bello a lo que aferrarnos.
El daño al corazón no requiere defensa,
pues nada puede devolvernos la alegría arrebatada,
sólo el tiempo y ante el tiempo no hay defensa,
pero un corazón roto se cura,
hay miles de casos reales,
la alegría tarde o temprano vuelve,
la ilusión tarde o temprano se vislumbra en el horizonte,
el amor siempre está presente,
aunque la tristeza nos lo vuelva invisible,
un corazón roto requiere volver a salir al mundo más que nunca,
si la mente lo encierra con llave,
el tiempo no podrá sanarlo,
la alegría no podrá traspasar sus muros,
la ilusión será observada a través de la ventana
de su carcel de cristal,
Un corazón nunca saldrá de esa cárcel si la mente no le deja,
es un gigante humilde que jamás luchará contra ella,
sabe de su grandeza y aguarda,
sabe que la mente enloquecería si mostrara todo su poder ante ella,
y un corazón nunca daña, nunca, nunca...
antes prefiere sumirse en la infelicidad...
mientras sueña con ser libre,
se alimenta de las historias que la mente le explica,
imaginándose que ocurriría si fuera libre,
¡cuanto amor derramaría sin importarle quedarse seco!
Y sueña con algún día,
que la mente le traiga a alguien, alguien especial,
que a través de la cárcel de cristal le sonriera
y le pidiera a la mente las llaves de su puerta,
y pudiera salir, y pudieran reir,
sin miedo, a ser feliz, a ser corazón...

El Sol y su sombra de color

Una historia es todo aquello que recuerda la mente,
de lo que el corazón sintió.
Sólo hay historias reales, recordadas, o no,
la imaginación no dista mucho de la visiones,
o proyecciones mentales...
y si no se puede estar seguro de que algo sea verdad,
quedan dos puertas abiertas, la de creer y la de no creer,
y cada cual es libre...

Una casita...


Quisiera vivir en una casita,
pequeña, muy pequeña,
que le entrara la luz del sol,
por la mañana y gran parte de la tarde,
con un pequeño balconcito, o una terracita trasera,
cálida en invierno y fresquita en verano,
que al entrar en ella se respirara amor,
y que su estancia fuera acogedora,
que sus paredes se impregnaran de sonrisas,
y que las preocupaciones hicieran una breve visita,
y no se quedaran nunca a dormir...
Quisiera vivir en una casita pequeñita,
nosotros dos...hasta que no quepamos,
porque nos crezca el amor, sus raíces y frutos...
Ya nos cambiaremos, si hiciera falta,
Un hogar se construye con el amor de los corazones que habitan en él,
y sé, con el corazón, que nuestro hogar siempre será inmenso,
más allá de sus dimensiones en metros..