Lo que un día olvidamos


Se dice, y es verdad,
que precisamente antes de nuestro nacimiento,
un ángel apoya un dedo sobre nuestros labios y dice:

"Calla, no digas lo que sabes".

Por eso nacemos con una hendidura en el labio superior,
sin recordar nada del sitio de donde venimos.

4 comentarios:

añil dijo...

Precioso.

piruleta dijo...

estoy convencido de ello, querida amiga... Es más, a veces pienso que es el mismísimo Dios que nace otra vez, cuando nace algún niño.

Dios siempre está donde hay vida...
un abrazo
lluis

yiokun dijo...

genial...


saludos

ESENCIA DE MUJER dijo...

Hola !!! muuuy dulce lo que haz escrito, nunca me lo habìa puesto a pensar...y sabes??? creo que me gustarìa que fuese cierto!!!
Hermoso.

Marìa Laura.