"El Anillo" Jorge Bucay




Érase una vez un joven que acudió a un sabio en busca de ayuda.
-Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo ganas de hacer nada.
Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto.
¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?
El maestro, sin mirarlo, le dijo:


«Cuánto lo siento, muchacho. No puedo ayudarte,
ya que debo resolver primero mi propio problema.
Quizá después…».


Y, haciendo una pausa, agregó:


«Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez
y después tal vez te pueda ayudar».
-E… encantado, maestro -titubeó el joven,
sintiendo que de nuevo era desvalorizado y sus necesidades postergados.
-Bien -continuó el maestro.
Se quitó un anillo que llevaba en el dedo meñique de la mano izquierda y,
dándoselo al muchacho, añadió:
Toma el caballo que está ahí fuera y cabalga hasta el mercado.
Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda.
Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible,
y no aceptes menos de una moneda de oro.
Vete y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.


El joven tomó el anillo y partió.
Apenas llegó al mercado, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes,
que lo miraban con algo de interés hasta que el joven decía lo que pedía por él.
Cuando el muchacho mencionaba la moneda de oro,
algunos reían, otros le giraban la cara y tan sólo un anciano fue lo bastante amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era demasiado valiosa como para entregarla a cambio de un anillo.


Con afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un recipiente de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta.


Después de ofrecer la joya a todas las personas que se cruzaron con él en el mercado,
que fueron más de cien, y abatido por su fracaso,
montó en su caballo y regresó.
Cuánto hubiera deseado el joven tener una moneda de oro para entregársela al maestro y liberarlo de su preocupación, para poder recibir al fin su consejo y ayuda.
Entró en la habitación.
-Maestro -dijo-, lo siento.
No es posible conseguir lo que me pides.
Quizás hubiera podido conseguir dos o tres monedas de plata,
pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
-Eso que has dicho es muy importante, joven amigo -contestó sonriente el maestro-.


Debemos conocer primero el verdadero valor del anillo.
Vuelve a montar tu caballo y ve a ver al joyero.
¿Quién mejor que él puede saberlo?
Dile que desearías vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él.
Pero no importa lo que te ofrezca: no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.
El joven volvió a cabalgar.
El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa,
lo pesó y luego le dijo al chico:

-Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya mismo,
no puedo darle más de cincuenta y ocho monedas de oro por su anillo.
-¿Cincuenta y ocho monedas? -exclamó el joven.
-Sí -replicó el joyero-.
Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de setenta monedas,
pero si la venta es urgente…

El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.
-Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-.


¿Por qué vas por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?
Y, diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo meñique de su mano izquierda.

El valor que posees no siempre será el que te otorguen.
Existe un potencial dentro de cada uno de nosotros,
listo para explorar...
como las cavidades de unas minas de oro o
de piedras preciosas...
 
Dejame que te cuente.
Jorge Bucay
 
 

9 comentarios:

añil dijo...

Bonita y sabia reflexión.

Creo que me vendrá bien practicarla.

Jorge Martin dijo...

bonita reflexion como añil intentare seguir la reflexion. es verdad que cada uno somos únicos y sólo nosostros podemos valorarnos a nosotros mismos. nos leemos

maria magdalena dijo...

Amiga querida es hermoso, y por eso aradezco a Dios el haberte encontrado y poder compartir esto tan bonito del blog. un beso

media luna dijo...

Conocía la historia y a Jorge Bucay. Me ha hecho bien recordarla porque había olvidado que la valía personal es un bien que cada día se revaloriza. Ponerlo a la venta equivaldría a no llegar a saber nunca su verdadero valor.
Gracias por contarnos este cuento.
Un beso.

media luna dijo...

...Y andaba yo dándole vueltas al anillo, y es que cualquiera puede asignarle un valor, pero sólo nos ha de importar, aquel que viene de quien nos conoce bien.
Más besos

quizas dijo...

creo que ese es de los mejores cuentos,porque realmente no sabria quedarme con uno.sabes?yo tengo un anillo,asi de plata muy sencillito. cuando quiero lo leo"esto tambien pasará"
lo llevo siempre para que no se me olvide ;)
un beso

Sir Bran dijo...

Excelente lección.
No me cabe la menor duda de que eso es así.
Me ha gustado leer la historia, y creo que debemos guardarla para contársela a personas que necesiten escucharla.
Un placer leerte.
Y gracias por todo.
Un saludo.

*SKY SLX* dijo...

Hola me ha gustado mucho tu blog. Muy buenas y bonitas reflexiones. Espero que no haya problema de que me intale por aqui.

Saludos!!!!!!!!!!

Marta Hoya dijo...

Las Narraciones y cuentos siempre son mejores cuando dejan una enseñanza, como en este caso, además, es muy hermoso!!!!!!!!