Pregúntale cómo lo sabe...

Nos protegemos del exterior,
porque pueden dañarnos,
no sólo las personas extrañas,
incluso pueden herirnos las personas que amamos,
con sus palabras, con sus hechos,
con lo que callan y presuponemos nosotros,
rellenando ese silencio...
¡cuánto daño hacen los malentendidos...!
Pero caemos una y otra vez,
y nos seguimos protegiendo del exterior...
¿...Y quién nos protege de nosotros mismos?
Viviendo día tras día en esa cárcel de cristal,
en un escaparate de la vida,
viendo todo, viviendo apenas nada...
Todos hemos tenido mucho miedo a sufrir,
a que nos hagan daño,
hay que empezar por uno mismo,
hay que decirse:
-Gracias por preocuparte por mi,
pero sólo se acierta intentándolo,
quiero correr el riesgo,
sólo espero que si sale mal,
no me martirices con "te lo dije",
sé que no me ayudará nada...

Recuerdo la frase mágica de una gran amiga,
cuando en un momento de mi vida me encontré con dos caminos,
el de seguir adelante,
o dar media vuelta,por miedo a que saliera mal...
Ella me dijo:

-¿Te lo vas a perder?

No es fácil vencer al miedo,
reside en la mente y siempre encontrará un modo de frenarte,
de atar tus alas, de avergonzarte de tus sueños,
de hacerte sentir estúpido ante su gran sabiduría,
sabiduría que no puede demostrar,
pregúntale a tu mente cómo sabe lo que sabe...
...sus respuestas estarán manchadas de miedo...

9 comentarios:

Mayo dijo...

Es muy importante lo que dices. Muchas veces nos sentimos de acuerdo a lo que pensamos, y si pensamos sólo frases negativas entonces el miedo y el resentimiento se apoderan de nosotros no permitipendonos ser felices.
Un abrazo.

Tita la mas bonita dijo...

Los caminos elegidos, se convierten en ventanas que resisten todos tipo de miradas, unas inquisidores, otras metodológicas, otras curiosas, pero hoy tu ventana virtual deja ver que tu camino está lleno de flores y belleza!

Un Besito Marino

Nika dijo...

Me ha encantado tu entrada... es maravilloso aprender conductas constructivas que hacen tratar a tu miedo como una prudencia; pero aún así, atreverse y vivir.

Un besazo!!:*

añil dijo...

Me ha gustado tu entrada, aunque ha sido como mirarme en el espejo y ¿sabes? creo que no me quiero perder muchas cosas.

Luchando dia a dia contra mis miedos.

Un beso

Álter ego dijo...

No sólo me ha gustado tu entrada, sino que además, coincido con Añil, me siento identificada con ella, creo que todos, si paramos a pensar, nos sentiremos identificados, ya que alguna vez en nuestras vidas nos hemos encontrado en la encrucijada de seguir adelante, pero ¿que camino escoger? o ¿deberíamos huir?.. seguir viviendo al fin y al cabo, y tomamos la decisión por inercia, porque no podemos no tomarla, porque no podemos quedarnos quietos, parados, muertos...

Me gustaría dedicarte/dedicaros unas palabras de un gran psiquiatra Jorge Bucay, que llegó a esa encrucijada en un momento cualquiera de su vida y escribió esto, espero que os guste y os sirva tanto como a mi:

"He nacido hoy de madrugada
viví mi niñez esta mañana
y sobre el mediodía
ya transitaba mi adolescencia.
Y no es que me asuste
que el tiempo se me pase tan deprisa
sólo me inquieta un poco pensar
que tal vez mañana
yo sea
demasiado viejo
para hacer lo que he dejado pendiente"

Si nos encontramos con varios caminos, no paréis, escoged cualquiera, y si es el equivocado, habréis aprendido, y podréis retroceder, pero si os quedáis parados, sentados, inmóviles, el tiempo, impío no volverá a daros la oportunidad de vivir o para fracasar y aprender o para llegar a vuestro destino... "siempre adelante"

Besos y gracias por la entrada

Álter ego

Tita la mas bonita dijo...

En Cuentos Empitucados hay un reconocimiento a tu BLOG ESTRELLA. http://cuentosempitucados.blogspot.com/
Un Besito Marino

Olga i Carles dijo...

Las alas del riesgo son las que vencen siempre el miedo.
En vez de preocuparnos de nosotros mismos o de los demás, vale más el ocuparnos de...
Las máscaras que nos ponemos día tras día son el antifazaz de nuestro verdadero destino. Seamos exigentes y quitemos ese velo.


Gracias.

Xiomara Beatriz dijo...

El miedo paraliza y vivir con plenitud no deja...todos tenemos nuestros miedos pero aun asi debemos avanzar con esperanza en nosotros mismos al tomar los riesgos...interesantes para reflexionar tu publicación...besos

Álter ego dijo...

Hola de nuevo. Ya he comentado sobre esta entrada, pero hoy me veo en la obligación hacia mi misma de aseguraos que "el miedo es el mayor yugo inquisidor de nuestra propia libertad". Si a algo debemos temer en este mundo es a nuestro propio miedo, es Él, el que nos niega Vivir..

Me gustaría invitaros a mi blog, seríais todos bienvenidos:
http://puredpensamientos.blogspot.com/

Gracias por dejar que este sea el espacio que hoy he elegido para gritar por mi libertad y, ojalá, nos veamos por mi blog, os espero.
Besos