Las cosas son como son

Para ver un cambio en el mundo,
No hace falta que cambien las personas de alrededor,
tampoco hace falta que cambiemos nosotros,
ni siquiera tiene porqué cambiar el mundo en sí,
bastaría con cambiar la visión que tenemos de las cosas,
del mundo, de su gente, de nosotros...
Cambiando la visión, todo cambia,
aunque en realidad siga exactamente igual,
a nuestra percepción, ha cambiado...

11 comentarios:

Rocio.B dijo...

es verdad, las cosas dependen del angulo con que se las mire!

me gusto el post.

Carmelo Mesa dijo...

Para que las cosas cambien basta con cerrar los ojos, con dejar de ver desde las etiquetas que les hemos colocado.
Hemos aceptado la realidad que percibimos desde los cinco sentidos.
La ciencia ya ha llegado a la conclusión de que la realidad cambia en función del observador.
Saludos.

Cesc Ginesta dijo...

¿Algo así como cerrar los ojos y mirar para otro lado? Mmmm...... eso se me antoja dificilísimo... vamos, que yo no soy capaz, seguro...

ALE. dijo...

Necesito ser capaz de ese giro,desaprender...

Preciosa musica!

*SKY SLX* dijo...

Muy cierto y muy bonitas palabras de reflexiòn. En realidad la vida es cada dia tal cual como la queramos.

¡¡¡saludos!!!

añil dijo...

Totalmente de acuerdo. Ya sabes, lo del "cristal con que se mira".

piruleta dijo...

Estas Navidades pediré a Papa Noel, unas lentes prodigiosas que me hagan ver todo distinto, aunque sea todo igual de rutinario...

Esas lentes me harán ver que una oficina convencional, se convierte en un palacio, y que mi casa se convierte en un castillo fortificado... y las calles de mi ciudad son campos selectos de montañas con rios de cascadas azules, de agua dulce... y que las casa son hogares selectos de familias unidas por el amor...

Al final caeré en la cuenta que esa visión humana solo yo tengo la visión m´as particular de todo solo yo.
No caben lentes que distorsionen la realidad...

un abrazo de amistad
lluis

Gemma dijo...

Cuánta verdad en esas palabras! pues sí, un día te levantas mal y todo parece negro... al día siguiente, como un milagro, todo ha cambiado y no es que haya cambiado, sinó que uno, lo ve todo diferente... Un abrazo

Olga i Carles dijo...

Gracias por este texto.

Cuanto más preocupado estás en cambiar, produces el efecto contrario.

Silenciosa-mente dijo...

Precioso! Gracias.
Mónica.

Nika dijo...

Muy cierto... me encanta esa manera de pensar y de "mirar". Un saludo!