Lluvia

Una espina es pequeña,
si la comparamos con un puñal.
Una traición es muy grave,
si la comparamos con una decepción.
Un pedestal parece muy alto,
visto desde el suelo...
Los pedestales traen problemas,
están fabricados con materiales preconcebidos,
no con materiales naturales,
naturales como las situaciones,
los compromisos, las encrucijadas y la decisión...
La consecuencia de los productos naturales,
es que no hacen posible la sostenibilidad del peso depositado en el pedestal...
con la consecuente caída de éste...
Aunque el mayor problema,
es que los pedestales son tan antinaturales,
como los materiales que de verdad los sostienen,
por largo tiempo, pero de forma irreal...
Siempre he venerado a la verdad,
sea cual sea, y en este caso la verdad,
es que esperaba una lluvia rosa,
una luna llena y sonriente,
unas estrellas cogidas de la mano,
unas nubes de algodón de azúcar...
y la lluvia no tenía color...
la luna mengua de vez en cuando,
y carece de boquita...
las nubes son de formación gaseosa,
y no precisamente de un dulce sabor...
Pero son bellos igual, son bellos tal cual,
Creer que algo es de una manera,
y descubrir que es de otra,
es una prueba de amor...
"¿Me quieres igual, aunque no sea rosa?"
-me preguntó la lluvia...
"No te querría por ti misma,
si eso de verdad importara..."-le dije yo.
Pero quedó triste, deseando ser rosa...
preguntándose por qué carecía de color...
Y mientras, yo me decía a mi misma:
"La ví rosa, porque el cielo estaba teñido,
por los colores del atardecer..."
Era todo tan bello, que invitaba a soñar...
Me costará olvidarme de tan bella percepción...
imaginaria, irreal, idealizada...
pero teniendo en cuenta,
que lo que de verdad y únicamente,
hacía bella esa imagen:
era la lluvia...
*Te Amo, lluvia*
(perdona por teñirte)

6 comentarios:

roxana dijo...

que bello, hoy leo hermosas reflexiones, que no se si es pormi estado de sensibilidad pero me llegan mucho!
Poner a personas o cosasen pedestales coincido contigo no es bueno! un abrazo!

Abuela Ciber dijo...

Esos pedestales con cimientos de barro!!!!!!!!
Ni me digas hermoso ser cuanto dolor acarrean.

Preciosa forma de expresar sentires, leerte trajo muchos recuerdos, que si bien son pasado y no piedras que pesan, uno cada tanto los hace aflorar para sseguir superando mañanas.

Cariños

media luna dijo...

Eso es amor ¡Pero es tan bonita la lluvia teñida de los colores del atardecer! Yo quisiera siempre verla así y sin embargo, la lluvia es en sí misma magnífica y maravillosa, dulce, suave, esponjosa, transparente...y a veces de mil colores.
Un poema para leer verso a verso.
Un abrazo Leal.

SEISITO dijo...

Vi que pasaste por mi blog y te devuelvo la visita, escribes muy bonito y la lluvia a mi me pone un poco triste, te dejo un gran abrazo.
Antonia

Elizabete Mattos dijo...

Mui bello. Gran abrazo

Delia Regina dijo...

Muy bello, como la realidad, más allá de su color o su forma Es y en ese Ser está su belleza.
Un abrazo.